Ver el calor a distancia: Termografía

Las nuevas tecnologías de imagen permiten acceder a una mayor comprensión de la esencia, construcción y comportamiento de los objetos, modelizando de este modo sus realidades y comportamientos. La termografía es una técnica de imagen basada en las capacidades de la materia para absorber, emitir o reflejar generar ondas electromagnéticas infrarrojas que se encuentran en una frecuencia de entre 3 y 14 micras y que son las que se corresponden con las que conocemos como "sensación de calor".

Las técnicas de termografía basadas en la medición muy precisa y con mucha resolución de la temperatura de la materia, obtienen datos que se pueden expresar en forma de falsas imágenes, permitiéndonos "ver" en frecuencias del espectro para las que no estamos capacitados. En cierta manera la termografía es la prolongación de la fotografía infrarroja, y esta a su vez de la fotografía con luz visible.

El conjunto de estas técnicas pertenece al ámbito de lo que se ha dado en llamar "teledetección", y que permite análisis muy precisos de los objetos sin tener contacto físico con ellos la materia, sin tener contacto físico con ella y por lo tanto, sin incidir en sus condiciones o comportamiento y eliminar todos aquellos errores o distorsiones que pudiera producir la presencia del operador sobre la propia materia.

De sobra es conocida las aplicaciones de la fotografía infrarroja o ultravioleta y las radiografías para el estudio y la conservación de los bienes de interés cultural. Sobre ellos existe una gran cantidad de bibliografia y bastantes publicaciones acerca de cómo aplicar las diferentes técnicas y de cómo deben ser interpretados los datos que se obtienen de los objetos a través de estas técnicas.

El espectro electromagnético
Los materiales
Los sensores adecuados